Irineo Leguizamo

www.EnlacesUruguayos.com

2002 ~ 13 años difundiendo nuestras raíces ~ 2015


Roberto Bianco


El Tablado de mi barrio



Por. Roberto Bianco


En la esquina de mi barrio, había un tablado, adornado con bombitas de colores y tal como aquellas matronas de principios del siglo pasado, lucia del barrio se ofrecía a darle unas manos a la cal.. Después vendría algún buen vecino que en vísperas de carnaval se disfrazaba de Picasso en formación para pintarle angelitos-culones, tocando la corneta.. una extraña troupe de arlequines.. pierrot.. colombinas provenientes de una excéntrica corte carnavalera, que por su laicidad hasta se le perdonaba su sarcástica mueca.. y su grotesco.
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Y llegaba la noche de la inauguración del carnaval… La noche que se prendían todas las luces del tablado, la cuadra, los balcones y las vidrieras de los pequeños negocios de la esquina. El “Gordo” bolichero de la esquina del tablado.. Presidente de “Dina” comisión del tablado, para esa noche se sacaba el saco blanco de almacenero y estrenaba un saco export color mostaza.. que le chingaba de atrás..
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .
Tuvo la habilidad el viejo tablado de emparejar los pelos..
Se plantó lo más orondo en las esquina de mi barrio… y fue de la noche a la mañana El Teatro Popular levantado con el esfuerzo de todo el barrio.. el más popular porque no se cobraba entrada.. y cada cual transportaba su platea.,. un banquito o una silla..
. . . . . . . . . . . . . . . . . .
Sonaban cohetes y matracas.. pitos y cornetas.. el botijerio.. corría de una a la otra punta del tablado y se tiraba al vacio como desde un trampolín.. todo era alegría.. y allá los altoparlantes.. sonando a todo volumen la voz de Alberto Castillo.. “Tamboriles, tamboriles/ tamboriles que ya suenan/ y hacen repicar los parches/los morenos de mi tierra”… Y.. allá arriba la luna.. se reia y se reía, como una escarapela de carnaval..

Unos tanques de alquitrán –muy aboyados-
y unos cuantos tablones – con licencia –
sirvieron para armar muchos tablados
que alegraron mis noches barrioteras.
Tenían a los costaos…garabateados
-sobre sus pollerones de arpillera –
dos yobacas con alas-harto-flacos
y angelitos tocando la corneta.
Y…fue tal vez, algún “Picasso” e barrio
con el talento aun en camiseta
quien hizo los muñecos del tablado
con alambrina, engrudo y diarios viejos.
La “Dina” Comisión que regenteaba
el destino precario del proscenio
la presidía un dolor de dos papadas
que los murguistas le dedicaban versos.
Tuvo la habilidad…el viejo tablado
de emparejar los pelos
como un templo común a todo el barrio
donde hacían de “Dios” los comparseros.
Donde sentó sus reales el Candombe
y corearon Fadiños los “trouperos”
y los “Al Jonson” –de cualquier esquina-
cantaban en ingles pintaos de negros.
Fue en el Coliseo donde gargantearon
su “O sole mío” los “Carusos” reos,
donde algún pulastrun…pintarrajeado
destrozaba “La Danza de los velos”…


  Un agradecimiento enorme a Roberto Bianco por permitirnos compartir el sentir ciudadano de sus versos expresados de forma magistral.

Recomendamos visitar su Blog: http://www.deliberycultural.blogspot.com


Regresar a Roberto Bianco    Regresar a Enlaces Uruguayos