Juan Antonio Lavalleja

(Encender el audio)


Nació el 25 de septiembre de 1784 muriendo el 22 de octubre de 1853 a la edad de 69 años. Su familia de origen era española, de Huesca, su padre Manuel Pérez de La Valleja era un estanciero acomodado y su madre era Ramona Justina de la Torre, también española.

Lavalleja fue militar y político teniendo participación preponderante en la revolución independentista como líder del llamado grupo militar y político de los “33 Orientales”. Además fue presidente de Uruguay en el Triunvirato de Gobierno.

Su participación militar comenzó en un alzamiento contra el Gobierno de Buenos Aires el 25 de mayo de 1811 cuando se inicia la revolución Artiguista en la llamada Batalla de las Piedras. Allí fue promovido a capitán y en esa lucha que los enfrentó a los unitarios de Buenos Aires que estaban en contra del federalismo que quería lograr la Revolución Artiguista en las provincias del Plata y en América toda, estuvo bajo las órdenes de Fructuoso Rivera que a su vez estaban bajo el liderazgo del prócer uruguayo, de la Banda Oriental y de América, el General José Gervasio Artigas.

En esa batalla se batió con Manuel Dorrego en los campos de Guayabos el 10 de enero de 1815 y lo derrotaron. El General Rivera luego pasaría a ser un triste traidor del General Artigas pasándose con el bando enemigo de los invasores portugueses y boicoteando de esta forma la revolución artiguista extinguiendo la esperanza de una nación americana independiente. Lavalleja lamentablemente se sumó a la firma de un documento que reconocía al emperador Pedro I de Brasil el 17 de octubre de 1822.

Esto lo demostró en 1816 durante las invasiones del Reino Unido de Portugal (Brasil) teniendo buenas batallas en la zona del actual departamento de Minas de Uruguay. Esa zona la conocía muy bien y tuvo éxito contra los extranjeros invasores. Más allá que luego empañara estas acciones con el acuerdo que firmara reconociendo junto a Lecor (brasileño) y Rivera la nueva soberanía del imperio del Brasil en relación al de Portugal.

Esto de alguna manera fue tomado como una deserción junto a Rivera de la batalla que se estaba librando contra la invasión de los norteños. De todas formas en este punto hay que tomar en cuenta las condiciones bajo las que tuvo que firmar esto y además luego con sus acciones demostraría con quién realmente estaba y no era con los invasores. Del que sí se sospecha es de Rivera que sólo buscaba poder sin importar con quién había que llegar al mismo.

Lavalleja inclusive había resistido junto a Rivera en el llamado Paso del Cuello contra un número superior de soldados portugueses pero en 1818, el 3 de abril fue apresado por fuerzas portuguesas en el arroyo Valentín, departamento de Salto. Desde allí fue confinado en Río de Janeiro y luego en las Islas Das Cobras junto con Manuel Francisco Artigas, Leonardo Olivera y Fernando Otorgués. En ese mismo año se había casado con Ana Monterroso y luego retornó en 1821 a Montevideo sumándose al servicio de los llamados Dragones de la Unión, de los que Rivera era el jefe.

Fue en ese año que firma junto al coronel Rivera el reconocimiento al emperador de Brasil Pedro I pero se pasa a Buenos Aires en 1824 y allí se lo declara desertor por parte de las autoridades imperiales y le confiscaron sus bienes. Allí comienza otra historia que lo llevó a quedar junto con lo hecho antes en la historia uruguaya como un prócer que fue capitán del máximo líder histórico del Uruguay como Artigas y jefe de los 33 Orientales así como general de Sarandí.

Sus acciones continuaron en una lucha sin cesar por lograr la independencia verdadera de las provincias orientales y la liberación del imperio hegemónico e internacional. No lo logró pero quedó en la memoria y la gloria de la mejor historia del Uruguay.

 


Lavalleja el Oriental vencedor de la Batalla de Sarandí
por Luis A. Martínez Menditeguy

 
 
 

1.Biografía
2.Vida militar
3.Antecedentes Bibliográficos:

 

Biografía

En nuestro tránsito por la vida diariamente vamos escribiendo nuestra propia historia en ese libro imaginario, incluso lo hacemos muchas veces aún sin darnos cuenta de que nuestro proceder y los hechos suscitados, así lo estampan.

De igual manera se plasmó la vida de patriotas orientales, verbigratia, la del ínclito Oriental Juan Antonio Lavalleja de la Torre. 

Fue en un día invernal del año 1784 – el 8 de julio, precisamente – que don Manuel Pérez de La Valleja, "hacendado que gozaba por su honradez de la mejor opinión", hizo bautizar en la Villa de Minas, a su hijo Juan Antonio, de algunos días de nacido. 

Su madre se llamaba Ramona Justina de la Torre, y de ese matrimonio además de Juan Antonio nacieron ocho hermanos más, uruguayos todos.

Poco se sabe de la infanciay primeros años de mozo del niño, pero sabemos que su juventud no tuvo la continuidad en materia de educación y luego su carrera fue la del trabajo de campo.

Juan Antonio Lavalleja desarrolló muchas tareas campestres, quizás la que le resultó importante luego para sus tiempos de soldado, fue la de tropero, consiguiendo de esta manera conocer todos los pagos, estancias, ríos y arroyos, sus pasos y cuchillas, que años más tarde recorriera en la Revolución Oriental.

Desde muy joven sus tareas de tropero lo iniciaron en las faenas rurales, desde las sierras de Minas hacia Montevideo su recorrido conocía, tanto como su palma de la mano, y en esos viajes trayendo el ganado vacuno a los mataderos y el conocimiento que había adquirido de la labor de los saladeros, le significó mucho sacrificio desde sus inicios.

Iniciaba sus tareas de tropero a las tres de la madrugada, a los gritos con los animales, no interesaba si en el cielo hubiera estrellas o si llovía, el trabajo debía realizarse.

Lavalleja, era de baja estatura, era algo grueso, tenía facciones muy pronunciadas, nariz grande, ojos y pelo castaño, carecía de bigote y su patilla que a pesar de ser abierta no era abundante. Sus costumbres eran sencillas y su modo de vestir podría decirse un poco descuidado de lo que exigía la moda de entonces.

Su carácter era franco, jovial y decidido, hablaba con exceso y fue siempre muy honrado. Creía en las personas.

Juan Antonio conoce en unos de sus viajes a Ana Monterroso, que vivía en ése entonces en la calle "de la Carrera", hoy actual calle Sarandi. Que coincidencia – Lavalleja y Sarandi - . 

El 21 de octubre de 1817 contrae matrimonio, don Isidoro de María nos narra: "El padre de Lavalleja era opuesto al enlace de su hijo con Ana Monterroso". A causa de ésta circunstancia, - añade el cronista – se efectuó el casamiento en Florida, casándose Juan Antonio por poder, representándolo don Fructuoso Rivera, quiere decir que Lavalleja no concurrió a su boda. 

Rara vez, habíase visto nupcia parroquial tan sola, con esposo de encargo y familias enojadas.

Sin duda que deberes de milicia o proezas tras los portugueses en el Paso del Cuello y el arroyo de la Calera habían forzado a Lavalleja a delegar representación de esponsales en su comandante Rivera.

Ana Monterroso, elegida para el amor, lo fue resueltamente en el riesgo y la abnegación, manteniendo erguida su frente y elevando el alma al nivel de los peligros más inesperados.

Vida militar

Lavalleja – que aún se llamaba y firmaba "Juan Antonio de la Balleja" – se incorporó voluntariamente como simple soldado a las milicias de la jurisdicción de Minas, que comandaba don Manuel Francisco Artigas, hermano del General Artigas, y marchando a incorporarse al Ejército del futuro Jefe de los Orientales. Lavalleja, en ese entonces contaba con 28 años de edad.

Es necesario comprender que en aquellos tiempos la caballería era entonces el arma de gran poder en las batallas. La caballería constituyó "el núcleo de los ejércitos" en la patria vieja. Lo acreditan los combates de Paso del Rey, San José, Las Piedras, Cerrito y Guayabo. 

Es preciso entonces describir como era el armamento de aquellos revolucionarios patriotas; éste consistía en la lanza de moharra media-luna, sable corvo y moquetón de tropa; un par de pistolas y sable para los Oficiales. El arnés consistía en montura de cuero con valija crucera para el capote y maletón de grupa para el poncho.

Y observándola desde el punto de vista militar, la unidad táctica era el escuadrón, que formaba en dos filas, compañía fuerte de cien jinetes, y luego de doscientos.

La demás caballería, formada del gauchaje que rodeaba a los caudillos locales, era organizada arbitrariamente por éstos, componiéndose sus unidades de fracciones que estaban en razón directa de la influencia personal del Caudillo.

Su armamento era variadísimo, viéndose desde la lanza de media luna a la media tijera de esquilar enastada en caña tacuara y el infaltable facón criollo. Como armas accesorias usaban el lazo y las boleadoras.

Asimismo, es de destacar que las marchas de estos escuadrones, de estos voluntarios patriotas era arbitraria, y se constituían en "grupos de seis, cinco,…etc".

Es de justicia recalcar que Lavalleja fue un hombre muy previsor, organizador persistente, con un sentido de responsabilidad en el cargo de Gobernador interino y Capitán General de la Banda Oriental que lo lleva a procurar mejorar el estado militar de su época.

Y aquí vemos como influyó el haber sido un niño primero, y luego un mozo habituado a las tareas del medio rural, ya que su conocimiento de la campaña y de sus paisanos lo privilegiaron al resto, aunque su carácter no sea fuente de cordialidad, igual era prenda de entendimiento con sus paisanos. 

Impone su autoridad con rudeza que, considera él condición indefectible del mando.

La Batalla de Sarandi no resultó una más en los revolucionarios orientales, conocían cual podía ser su trascendencia posterior, y así se prepararon.

En la noche previa a la batalla, sabían los orientales que los portugueses al mando de Ventus Manuel tomaban la costa del río Yí con direccióna la Villa del Durazno. A las diez de la noche vino un parte confirmando que los portugueses estaban pasando el arroyo de Castro en las inmediaciones de Polanco, entonces se confirmó que se dirigían hacia la villa antes mencionada. 

Lavalleja ordenó que se le avisara a don Frutos que debía estar en las inmediaciones del Sarandi.

Ramón Cáceres que fue el portador de la misiva, relata en sus memorias: " Llegué al campo de Fructuoso Rivera como a medianoche, desensillé mi caballo y don Frutos me hizo acostar a su lado y casi nos amanecimos conversando, y se lamentaba que sus paisanos desconfiasen de él". 

A las cinco de la mañana las descubiertas avisaron la aproximación de los imperiales, venían en dirección al paraje escogido por el General Lavalleja y que se encontraban apenas a una legua de distancia. 

En medio de una agitación precursora del suspirado combate, mandó Lavalleja cambiar los caballos y poner el ejército en orden de pelea.

Cuando era las ocho de la mañana, arengó Lavalleja a las divisiones en éstos lacónicos términos: "¡ Soldados! El que vuelva la espalda será fusilado. Nuestra retirada será el Río Grande".

De acuerdo a los partes históricos que se hallan y a los cuales hemos podido acceder, las fuerzas patrióticas que intervienen en Sarandi presentan a 238 Oficiales y 2.122 hombres de tropa, lo que da un total de 2.360 hombres. 

Frente a los uruguayos, a menos de seis cuadras, veíase mover la densa línea de jinetes adversarios aclamando con gritos al Imperio y a don Pedro de Braganza.

Si tuviéramos la oportunidad de situarnos en el mismo campo de batalla, observaríamos que Lavalleja ocupa las alturas que jalonan el camino al Paso de Polanco. A su izquierda está Rivera, en el centro Zufriategui, a la derecha Manuel Oribe, ésa es la posición de cada uno de los jefes participantes de la lucha. 

Luego de los primeros acomodos clásicos previos, Lavalleja se dirige hacia don Frutos, llegando junto a él, son breves los minutos para concebir los últimos detalles de la maniobra.

Esperar que el enemigo avance y cruce el arroyo del Medio para entonces, con ése obstáculo a la espalda, que limitará su espacio de maniobra, cargarlo a su vez y destruirlo.

Pero, el Jefe brasileño no ataca. Ha apreciado las circunstancias, la ciencia militar no es un misterio para el y la experiencia le permite dominar el terreno.

Juan A. Lavalleja, ante este suceso ordena avanzar el cañoncito y que dispare. Al tercer disparo, los imperiales se movieron al trote rompiendo al unísono sus clarines al toque de degüello y haciendo una descarga a quemarropa y casi alcanzando a tocar con sus armas a los soldados de la patria.

El General Lavalleja, apenas se halló a dos cuadras y viendo que los brasileños se movieron, había mandado cargar a todo el ejército: "¡Carabina a la espalda y sable en mano!" 

Rivera fue el primero en adelantarse al galope sobre Bento Goncalvez, quién resistió el choque, pero no pudo impedir que un escuadrón de orientales los arrollara y posteriormente los dispersara.

El centro oriental se vio sorprendido por la carga que le llevó Alencastre. No había terminado Manuel Oribe de formar su línea cuando ya tenía sobre él los batallones de línea del centro brasileño.

En desorden les salió al encuentro, pero los rivales consiguieron ventajas y por la brecha abierta llegaron hasta las posiciones de la reserva. 

Lavalleja tomando el mando directo hace meter una tropa como cuña entre las tropas de Alencastre y las de Bento Goncalvez, dando tiempo a Oribe a reorganizar su regimiento y quedando el centro brasileño cortado del resto de su tropa.

Mientras tanto, los húsares orientales en valiente carga, destruyen el flanco de la izquierda enemiga.

Los tiradores, de Maldonado, por el flanco y las milicias de Canelones, desorganizan y sablean las tropas de Bento Manuel, que buscan apoyo replegándose al centro, pero Alencastre no está allí.

Los jefes brasileros comprenden la situación y perdida toda la esperanza de rehacerse, solo piensan en la retirada. 

Cada cual corre por su lado y tras ellos las divisiones orientales.

Bento Manuel y Bento Goncalvez han conseguido tomar el camino de Polanco. Van a tirarse al Sarandi y sus hombres serán acuchillados en el pasaje. Rivera que ha recorrido todo el campo de batalla está sobre ellos. Entonces surge la intrépida figura del Coronel Joaquín Antonio Alencastre que va a sacrificar sus tropas para proteger el paso. 

Rivera lo carga, lo rodea y lo toma prisionero, pero ha llegado hasta allí solo con sus tropas y cuando está sobre el Sarandi, el enemigo ya había pasado. Fue tan grande la dispersión brasileña que puede considerarse imposible la reorganización debido al éxito de los orientales.

Es conveniente situarse en esa época, de igual manera al leer el parte de Lavalleja que redacta el 14 de octubre, nos da muestra él mismo de la crudeza del enfrentamiento, extrayendo lo medular del contexto citamos: "Los encontraron, arrollaron, sablearon y despedazaron, persiguiéndolos más de dos leguas hasta ponerlos en completa dispersión".

Y aquí es necesario expresar que visto los acontecimientos del desarrolló de la maniobra estratégica que habían concebido los jefes orientales se destacan la elección del campo de batalla, que permitirá actuar con todos sus medios, comprometiendo al enemigo.

Digno recordar entonces que, Bento Manuel hábilmente elude el obstáculo (arroyo a sus espaldas) y por una feliz maniobra consigue ventajas de terreno, colocando a Lavalleja en la crítica situación de aceptar el combate con el arroyo Sarandi a la espalda.

Esta maniobra no fue prevista por los patriotas.

Tampoco estuvieron prontos para destrozar a los brasileños permitiendo que Bento Manuel organice con toda tranquilidad su nueva línea de batalla. 

El éxito oriental fue asegurado con la juiciosa repartición de las fuerzas y con la lección del esfuerzo principal, por una maniobra desbordante. Lavalleja modificó los moldes antiguos, no pierde tiempo en su descarga de fusilería, el combate es a caballo y lo decidirá el arma blanca. Cuando el enemigo espera las balas ya tiene los sables sobres sus pechos. 

La organización del mando y la unidad de dirección, deben destacarse entre las sabias ordenes de Lavalleja. Esto le permitió la oportuna acciónde la reserva, que cierra el centro oriental, aparta a Alencastre y desorganiza el dispositivo enemigo. 

Desesperado Rivera porque se le escapaban los jefes imperiales, que tanto deseaba destruir, según ordenes expresas que tenía de Lavalleja, mandó que en el acto una guardia se echase al río Yí a nado, seguida de algunos baqueanos.

Al clarear el día 13 de octubre se dio comienzo a la heroica travesía del Yí: "a nado y en pelotas", así lo describe el Mayor Horacio J. Vico, participante de la misma.

La persecución se hizo intensa y larga, llegando incluso unos hasta el Cordobés y otros hasta el propio Cerro Largo comandados por Ignacio Oribe.

De este modo la persecución se prolongó hasta las cuatro de la tarde del día quince de octubre, sin comer ni dormir.

Sólo existían noticias que unos doscientos hombres brasileños quedaban, entre ellos Bento Manuel Ribeiro, Bento Goncalvez da Silva y Bonifacio Calderón, entre los cuales además transportaban heridos.

Conceptuando estéril la persecución Rivera mandó orden de suspenderla al Comandante Ignacio Oribe y al Coronel Julián Laguna.

De esa manera en las primeras horas de la mañana del día 16 de octubre se juntaron en Carpintería donde se le permitió "carnear y dormir", que bien se lo merecían, quienes como aquellos patricios no pedían una preferencia ni exhalaban una queja, a pesar de que no bajaban del lomo de sus caballos ni probaban un bocado desde la víspera de la batalla.

De acuerdo a los partes el campo de batalla resultó perjudicial para los brasileros, sus bajas fueron muy superiores a la de los orientales, tuvieron 572 muertos, 130 heridos, 521 soldados en calidad de prisioneros y el armamento capturado fueron de 1.200 carabinas, 840 sables útiles, 650 pistolas, 50 lanzas, 1.070 cananas, 10.000 cartuchos de bala y la caballada.

Los orientales tuvieron tres oficiales muertos: Matías Beracochea, Juan José Trápani y Juan Salado. Los heridos fueron ochenta y tres.

Al día 13 de octubre desde el Cuartel General situado en Durazno, Juan A. Lavalleja le remite a su amigo don Pedro Trápani un parte de la batalla, que por su importancia extraemos textual un párrafo del mismo para vuestro conocimiento: "Ya no es posible que el déspota del Brasil espere de la esclavitudde esta provincia el engrandecimiento de su Imperio. Los orientales acaban de dar al mundo un testimonio indudable del aprecio en que estiman su libertad…"

La patria, desposada con la libertad, aclama al héroe de 1825. Jefe de los Treinta y Tres, Gobernador y Capitán General, vencedor de Sarandi, el hombre concita el culto de la gloria en la rumorosa devoción de la multitud.

Existió un nuevo motivo de satisfacción para Juan Antonio Lavalleja ese 12 de octubre, ya que en el preciso día que él se encontraba luchando contra los portugueses, nacía su hija Anita. 

Familia y Patria se asociaron en el recuerdo del hombre ese memorable día, él gran acontecimiento histórico y el grato suceso del hogar compartido con Ana Monterroso, fruto del cual tuvieron ocho hijos. 

Por entonces, el vencedor de la batalla estaba radicado en Durazno, donde se celebró con un gran festejo el acontecimiento y el mismo consistió en un baile. 

Pero como en la Villa del Durazno no existía un local suficientemente amplio para admitir la inmensa oficialidad y "el bello sexo" que en ella había, el Mayor Bernardino Pelayo, esposo de misia Agustina Rivera, ofreció su casa grande al triunfador, quien nombró una comisión para entender los aprestos.

Se hizo una Sala hermosa artificial de arcos de laureles, sirviendo de arrimo la gran casa de Pelayo por un lado y por el otro se plantaron horcones de madera tejiéndolos de laureles silvestres.

En la gran sala se exponían los mejores manjares, ricos vinos y todo lo que se pudiera desear, y podía abastecer a quinientas personas.

Desde Montevideo fueron trasladados unos músicos aficionados para amenizar la fiesta. 

La fiesta dio inicio con un baile de minuet y la primer pareja fue el Mayor del Imperio Pedro Pintos - que era prisionero – con la señora Ana Monterroso de Lavalleja. 

Culmina así, una página de la ejemplar historia del egregio Juan Antonio Lavalleja, héroe nacional y a quien Raúl Montero Bustamante en una recordada estrofa loa al Oriental:

"Te canto a ti, libertador del pueblo,
¡Héroe de la Agraciada!
A ti, el guerrero de la blanca frente
por aureola de gloria iluminada".


REGRESAR A ENLACES URUGUAYOS