Irineo Leguizamo

www.EnlacesUruguayos.com

2002 ~ 15 años difundiendo nuestras raíces ~ 2017


Irineo Leguisamo


De origen humilde, Leguisamo nació en el pueblo de Arerunguá, en el departamento de Salto, en el nor-oeste de Uruguay, cuyo nombre en lengua charrúa significa lugar de los que perduran, fue conocida como el refugió de Artigas durante la guerra de independencia, y constituyó el último refugio de los indígenas charruas. Durante su infancia, Leguisamo, se dedicó a trabajar en labores agrícolas para ayudar a su madre y sus hermanas desde los 9 años, tras el fallecimiento de su padre, donde aprendió a montar siendo aún niño.

A la edad de 13 años, y con 35 kilogramos de peso, corrió su primera carrera como aprendiz en el hipódromo del Salto, montando a la yegua Mentirosa, resultando vencedor. Posteriormente consiguió nuevas victorias, lo cual le permitió correr en Uruguayana en Brasil donde volvió a demostrar sus virtudes logrando nuevos triunfos. De vuelta de Brasil, en 1919, su antiguó patrón lo llevó a correr al Hipódromo de Maroñas en las cercanías de Montevideo, perdiendo sus primeras carreras. Al no conseguir montas, pues su a preparador le habían quitado la licencia, partió a buscar suerte al Hipódromo de Florida (actualmente llamado Irineo Leguisamo), donde consiguió numerosos triunfos desde su primera carrera, lo cual le valió volver a correr en Maroñas. Carrera en Argentina [editar] Luego de consagrarse como uno de los mejores jinetes aprendices de Maroñas, Francisco Maschio lo llevó a correr en Argentina 1922, debutando en el Hipódromo de Palermo el 15 de agosto, perdiendo con la yegua Mina de Plata. Cinco días más tarde lograría su pirmer triunfo en tierras argentinas montando a Caid del Stud Atahualpa en el Gran Premio de Honor del Hipódromo de Palermo.

Al año siguiente, Leguisamo lograría conquistar la primera de 14 estadísticas consecutivas, las cuales sumadas a las otras 7 que logró más tarde, constituyen hasta el día de hoy el record de estadístcas logradas por un jinete en Argentina, con 21. En 1935, Leguisamo ganó la primera carrera disputada en la historia del Hipódromo de San Isidro, durante la jornada de inauguración. Junto a Francisco Maschio lograría la mayor parte de sus triunfos. Sin embargo en 1939, dicha sociedad se rompió por desaveniencias entre el jinete y el preparador, luego de 17 años de victorias. En aquel período, y gracias a Maschio Leguisamo entrabó amistad con Carlos Gardel, montando su caballo Lunático, con el cual consiguió algunas victorias en 1927.

Su mejor temporada, fue en el año 1944 en la cual ganó 144 carreras. Además se consagró ganador del clásico Gran Premio Carlos Pellegrini en 10 oportunidades, del Gran Premio Jockey Club en 7 ocasiones, conguiendo además 11 Copas de Oro y 18 Pollas de Potrillos o Potrancas. Logrando en total alrededor de 500 clásicos a lo largo de su extensa carrera. Durante su carrera, corrió 12.700 carreras, logrando 3.200 triunfos en hipódromos argentinos (Palermo y San Isidro), además de otras 300 disputadas en Maroñas, y en hipódromos de otros países como Chile, Perú, Venezuela, Panamá, Ecuador, Colombia , México y Brasil. Sus últimas carreras en Argentina las corrió montando a Bablino en Palermo y a Mac Honor en San Isidro, en 1973. Del retiro a sus últimos días

En 1974 Irineo Leguisamo se retiró de la hípica con un triunfo en el Hipódromo de Maroñas, montando a Fortimbrás, a la edad de 70 años. Considerado el mejor jinete rioplatense del siglo XX, dejó de existir el 2 de diciembre de 1985 en Buenos Aires, a la edad de 82 años. En el año 2003, por decreto parlamentario, la Escuela Rural Nº 38 de Arerunguá cambió de nombre, pasando a llamarse Escuela "Irineo Leguisamo".

“Lunático”

un alazán tostado, nacido en Buenos Aires el 25 de septiembre de 1922, hijo de “Saint Emilión” y “Golden Moon”)—, le hizo ganar buen dinero a su propietario, quien lo gastó generosamente apostando a otros corceles. Digo esto porque “Lunático” costó cinco mil pesos, dos mil al contado y el resto a los resultados, y ganó premios por $ 72.450.

GARDEL , LEGUISAMO Y LUNATICO

Se conocieron en 1920 en Montevideo. Su primer encuentro fue conflictivo: "Mirá que sos chiquito Mono. ¿Cómo hacés para que los burros no te desmonten?", le dijo Gardel, sobrador, a Irineo Leguisamo. Volvieron a verse dos años después, cuando el jockey se mudó a Buenos Aires, y se hicieron amigos para siempre.

Dijo Legusamo :

"El era el único que me llamaba Mono, aunque sabía que a mí me molestaba. Cuando lo hacía, yo lo llamaba Romualdo, para que engranara. Ese era su segundo nombre, y no quería que nadie se lo mencionara- contó Legui-.

Un día me mandó a casa una encomienda enorme, con una tarjeta que decía:" Mono, te mando un postre". Comencé a abrirla; era puro papel, y se achicaba cada vez más. Al final quedó una cosa chata, que era un disco sin etiqueta. Lo puse en la victrola y me emocioné hasta las lágrimas, porque era el tango Leguisamo Solo. Nadie lo cantó como él. Nadie, nunca, cantó como Carlitos". Legui, el jockey más ganador de todos los tiempos, apodado el Pulpo, porque cuando montaba parecía tener ocho brazos, sobrevivió medio siglo a quien llamaba "mi hermano", pero nunca lo olvidó.

Carlos estaba en Montevideo, año 1921, y visitó el hipódromo de Maroñas. Allí, estaba trabajando el cuidador Francisco Maschio, quien le presentó al jockey Irineo Leguisamo. Pasaron unos años y, en 1925, se empecinó en tener su propio caballo contra la voluntad de Maschio. Por fin, en el Tattersal de Palermo pudo convencerlo y saltó la oferta por ese caballito de linda estampa, nacido en el haras “Ojo de Agua”, que debía reponerse de un golpe. Esta lesión, retornaría cada tanto en el futuro, convirtiéndolo en un animal irregular en su rendimiento. Según el conocedor Francisco Rosende (en notas publicadas en el diario Tiempo Argentino durante el mes de junio de 1985) contra lo que muchos entendidos suponen, el primer stud de “Lunático” fue el “19 de abril”. La chaquetilla de las primeras carreras eran entonces naranja y verde a rayas horizontales,mangas y gorra verdes. Puesto a punto, debutó el 26 de abril de 1925, tirada de 1.200 metros y la monta de “Legui”. Salió tercero, el placé fue de $ 5,20. El jueves 21 de mayo vuelve a presentarse para 1.500 metros, fue el favorito y ganó por el pescuezo dando sólo $ 2,65. El jueves 11 de junio, llegó la tercera presentación para ganadores de una o dos carreras, aquí salió segundo a medio pescuezo. Lo extraño, fue una revancha para sólo tres días más tarde, quería Maschio derrotar a su reciente vencedor, “Tagore”. Otra vez “Lunático” volvió a cruzar el disco en tercera posición, a tres cuerpos. El esfuerzo fue grande y más de diez meses estuvo fuera de las carreras.

Pero el descanso fue buena terapia, porque en 1926 y sobre once lances, salió primero en cinco y tuvo dos segundos puestos. Para el debut de ese año, el 2 de mayo, cambió el color de chaquetilla y se mudó al stud de Maschio, “El Yeruá”, con los colores oro viejo y gorra lila. Sobre 1.700 metros fue tercero dando un placé de $ 5,10. El domingo 23 de mayo, pista barrosa sobre 1.800 metros, siempre con la conducción de Leguisamo, ganó de atropellada pagando $ 8,65 a ganador y 4,20 a placé. El domingo 6 de junio, se debía correr livianito y “Legui” andaba como simpre por los 60 kilos. Por primera vez cambia el conductor, para esta tenida el elegido fue el rosarino Justino Batista. 2.800 metros y pista barrosa.

Y vuelta al triunfo pagando $ 5,65 y 4,15. El domingo 20 de junio, nuevamente Irineo y fácil victoria sobre 3.000 metros. Esta vez $ 4,75 a ganador y placé de 2,90. Descanso por un mes y vuelta a la pista el domingo 18 de julio y dando once kilos de ventaja vuelve al triunfo pagando $ 4,85 y $ 3,55, respectivamente.

El año lo terminó el 11 de noviembre, solamente cuatro animales y “Lunático” sale último, a seis cuerpos y medio, estaba fatigado. Lunático, con su peón Eugenio Magnoni En 1927, las exigencias fueron grandes, y las consecuencias también. Nada menos que 18 carreras disputó. No obstante, obtuvo cuatro triunfos, dos segundos puestos y cuatro terceros, con otros conductores aparte de Leguisamo: el rosarino,Félix T. Rodríguez, José Canal, Emilio Ruiz, Carlos Ferragut y Pedro Costa. La alegría grande fue su primera carrera de ese año, domingo 20 de febrero, 2.800 metros, sólo cinco participantes, “Lunático” uno de los menos jugados. Cuentan que Leguisamo estuvo inspirado y ganó por 3/4 de cuerpo y dando su mejor tiempo para la distancia.

El sport: $ 31,70 a ganador y $ 10, 65 a placé. ¡Qué tal! El domingo 25 de diciembre, llegó el último triunfo del caballo de Gardel. Fue sobre 2.800 metros, con la monta del “Pulpo”, sólo cuatro anotados, pagó $ 6,95.

En 1928, tuvo una sóla presentación y no pudo con el ganador, su único rival. Con casi un año sin correr, lo llevaron a Maroñas, Uruguay, quizá para pasar inadvertido al público palermitano. Finalmente, decidieron que la despedida fuera en el Hipódromo Argentino de Palermo. Fue 9 de mayo de 1929, con Leguisamo, 2.200 metros y llegó tercero. Partitura de un tango, nunca grabado, en homenaje a Lunático Su performance total fueron 36 carreras, sólo una fuera de Palermo. Ganó 10. Fue segundo en 6. Tercero en 8. Cuarto en 6. Quinto en 1. Y no figuró en 5. Pasó a reproductor, pero ninguno de sus dos hijos fue destacado: “Reviro” y la yegüa “Mala entraña”. Hubo una extraña simbiosis entre Gardel, su hinchada y el heroico caballito.

Seguramente si Carlos no lo hubiera comprado su trayectoria habría sido más breve y, posiblemente, poco recordada. Se me ocurre que el caballo sabía de la calidad de su dueño y no lo quería desfraudar, porque dio todo, pese a no haber nacido con sangre de crack. También fantaseo que el halo de Gardel lo ayudó. El cantor tuvo otros ejemplares que no rindieron: “La pastora”, “Amargura”, “Cancionero”, “Theresa”, “Explotó”, “Mocoroa” y “Guitarrista”, pero el único que pareció importarle fue “Lunático”. En 1935, una película esperaba a Carlos Gardel en Buenos Aires, que lamentablemente, no pudo concretar con su participación. Fue reemplazado por Juan Carlos Thorry y, posiblemente, retocaron su argumento original. Y, como el dinero manda, para aprovechar la “publicidad” de su trágica muerte, se filmó rápido, estrenándose a sólo cuarenta días del accidente de Medellín. Película olvidable, que sólo vale la pena nombrar porque en su título está el reconocimiento al protagonista de esta historia: “El caballo del pueblo”, claro: “Lunático”.

Modesto Papavero compuso en 1925 el tango "Leguizamo solo", popularizado por Carlos Gardel, amigo del jinete y aficionado a las carreras. (Sobre el mismo tema, Gardel grabó los tangos "Palermo" y Por una cabeza). Leguisamo es mencionado en la milonga de Francisco Canaro e Ivo Pelay "Se dice de mí" (en la segunda versión, de 1954), grabado por Tita Merello.


ENTREVISTA

Diálogo de Ireneo Leguisamo acerca de la Nacionalidad de Gardel

Entrevista realizada en 1977 para la televisión por Cristina Morán-

I.L.: -Se nacionalizó uruguayo

Cristina Morán:-Cuándo?

I.L.: -el tiempo no me acuerdo pero sí que era en Paysandú, y como éramos vecinos, yo soy del Salto y él era de Paysandú, teníamos nuestras cositas entre los dos. No entre los dos precisamente, sino que los de Paysandú con los salteños se tiran un poquito…

C.M.: -La gran rivalidad de siempre

I.L.: -Hay alguna cosita de eso

C.M.: -Así que nacionalizado uruguayo pasó a ser sanducero

I.L.: -Es sanducero

C.M.: - Y Leguisamo salteño

I.L.: -Oye, no me preguntes más ...

Valle Edén en el departamento de Tacuarembó es muy cercano al límite con el departamento de Paysandú, de ahí la confusión y el error y pocos quilómetros mas al Norte tambien limita con el departamento de Salto, lugar de nacimiento de Irineo Leguisamo.

Hasta mediados del siglo XX Tacuarembó perteneció a Paysandú.

Documento de origen uruguayo de Gardel, porque ésa fue la nacionalidad que el cantor confesó y firmó de puño y letra en vida, en el momento de solicitar el único documento legal que tuvo, con el que firmó contratos, compró propiedades, tuvo cuentas bancarias y viajó.

Todos los documentos de Carlos Gardel, a partir del 8 de octubre de 1920 son idénticos y lo dan por nacido en Tacuarembó, sin constancias, sólo con la certificación del Consulado Uruguayo el 11 de diciembre de 1887.

Fuentes

Luro, Daniel Alfonso (Compilador): Irineo Leguisamo. De punta a punta. Sesenta años en el Turf, Emecé Editores, Buenos Aires, 1982.

Biografía de Irineo Leguisamo

Lunático, el pingo de Gardel

Letra de "Leguisamo solo"

Leguisamo, el turf y Gardel

Erasmo Silva Cabrera (Avlis), periodista de “El País” que arranca el tema en 1967.

2. Sigue con Eduardo Payssé González en “Páginas abiertas” en 1990.

3. Nelson Bayardo, diversas publicaciones en “El País” y un libro “Dos rostros para Gardel” (1998).

4. Ricardo Ostuni “Repatriación de Gardel” (1995). El primer argentino que sostiene la tesis uruguaya.

5. Gerardo Bra: “La Verdad Oculta” (1995). Segundo argentino.

6. María Selva Ortiz: “El Silencio de Tacuarembó” (1995).

7. Susana Cabrera: “Los Secretos del Coronel” (1997).


Regresar a Enlaces Uruguayos