República Oriental del Uruguay

Y LA APICULTURA

  Pto. Agr. Juan José Cordara.


NUESTRA PRIMER
colonia de abejas
Apis melifera.
Durante muchos años se aprovechó de la producción de las abejas y de las
avispas, como la miel, la cera y el propóleo. Esta explotación la realizaban los indios
charrúas, los guenoas y yharos y también los jesuitas, que con sus conocimientos
aportaron alternativas de trabajo.
La miel era el único edulcorante que se conocía para todo uso de alimentos y
mas requerido para hacer las bebidas espirituosas y religiosas; los productos de la
colmena se utilizaban como Medicina Aborigen .
Mezclando el agua con miel e hirviéndola llegaban a un jarabe al que luego le
ponían alguna fruta y la hacían fermentar. Esta mezcla producía alcoholes que eran
muy requeridos.
Las abejas y avispas que se cultivaban en América no eran la abeja melífera
que hoy estamos trabajando.
Así esta descripto por varios historiadores y estudiosos en la materia .
Antonio Bierzchdek recogió en su libro de Historia de La Apicultura Argentina y
la apicultura en América del Sur, la descripción de estos estudiosos y la enriquecio
con sus narraciones.

De su libro extraigo algunos párrafos:
José Sánchez Labrador, (1734), fue un minucioso observador del
comportamiento de estos insectos y ha dejado la mayor cantidad de documentos de
los trabajos de los Indios con el medio ambiente.
Divide las abejas del Paraguay (en ese momento se consideraba Paraguay a:
Argentina, Bolivia, Uruguay y parte de Brasil) en Silvestres, Campesinas y
Paredadas. Cada una de ellas tenía tres individuos que eran los zánganos, las
operarias y la madre. También hace consideraciones sobre anatomía.
Martin Dobrizhoffer S.J. 1749 1768 – escribe ”Historia de los Abipones”
“La Especie Apis melifera no existe en el continente americano al momento de su
descubrimiento”
“Aunque tanto debajo de la tierra como en el campo se encuentra diversas
categorías de miel de bosques, sin embargo son las verdaderas fábricas de miel donde
las abejas depositan en los troncos huecos de los árboles su existencia de cera y
miel”
Los Abipones a la miel la llaman NEHÉREK y los Guaraníes – YBIRAEY.
Las diferentes mieles provienen de quien las fabrica y los jugos que de las flores
liban.
Don Féliz de Azara, en Memoria Rural del Río de la Plata en el capítulo
Insectos, relata las diferencias que hay entre las abejas Europeas y las Americanas
y cuyos detalles publicó en 1847.
El Padre Dámaso Antonio Larrañaga. (1771 – 1849) fue un un uruguayo que
también se destacó por sus escritos construyendo un Atlas de Zoología y otro de
Botánica. En 1819 en Uruguay describe muchos tipos de abejas pero no la apis
melifera.
De todas formas, estos historiadores y muchos mas han demostrado a través de
sus relatos escritos que no tenemos la apis melifera en América desde su
descubrimiento
En Europa se cultivaban unas abeja más productoras de miel y cera. Se
reproducía mucho mas rápido con un manejo mucho mas sencillo, dando mayor
cantidad de miel y de muy buena calidad.
Los conquistadores trajeron de Europa cantidad de animales y plantas que no
eran autóctonas de acá, fueron adaptándose lentamente y se desarrollaron en
algunos casos mejor que en los lugares de orígenes.
En conocimiento de estas ventajas por parte de los nuevos líderes políticos y
económicos que viajaban constantemente por todo el mundo, es que a partir de 1700
se comienza a traer colmenas rústicas para América. La primera de esas colonias de
abejas llega a Cuba.
Es en 1834 que Bernardino Rivadavia trae la primer
colonia de Apis melifera a la República Oriental del
Uruguay.


Bernardino Rivadavia

La trayectoria política de este hombre es amplísima y llenaría varios libros
sobre sus aventuras, pero acá me ocuparé de un tema puntual en el contexto de este
Gran Hombre.
Nació en 1780 y fue uno de los tantos introductores de las mas diversas
especies de árboles y animales en el Río de La Plata.
Don Bernardino de la Trinidad González Rivadavia (1) fue el primer
presidente constitucional de le República Argentina, del 8 de febrero de 1826 hasta el
27 de junio de 1827 (2), que por una tenaz oposición lo llevan a la renuncia de su
cargo.
Se lo considera uno de los grandes “constructores” de la Argentina por las
multiplicidades de sus gestiones en beneficio de la población; entre ellas
destacaremos y solo para nuestro trabajo, el Jardín Botánico.
El 2 de mayo de 1829 recala en Colonia del Sacramento para seguir luego a
Francia donde se instala.
En esa oportunidad adquiere en la ciudad de Colonia en la R. O. del Uruguay
el establecimiento “La Comandancia” (3) a Don Esteban Nin; una quinta que había
fundado el Mariscal Portuguez, gobernador de la Plaza (ya contaba con 50 años de
edad).

La Comandancia

CASA DE BERNARDINO RIVADAVIA EN COLONIA
Después de un tiempo de estar en Europa solo con uno de sus tres hijos y
también de muchas vicisitudes, añoranzas y de múltiples negocios que tenía en
Argentina y Uruguay, decide regresar a su patria. También tenía la esperanza de
liderar políticamente en la Argentina
Es así que se embarca desde Francia el 1º- de febrero de 1834 en el puerto de
Havre en el buque L´Herminie.
A su paso por Montevideo deja a su hijo que era el único familiar que lo
acompañaba y se dirigió a Buenos Aires.
1.- Estampas Coloniales pag . 8 -s
2.- Rivadavia y su tiempo. Ricardo Piccirilli.- Peuser 1960 B. Aires.
3.- Gráficas .- Estampas Coloniales.



Puerta de la ciudadela de Colonia del Sacramento

Un mes pasó Rivadavia en el puerto reclamando su legalidad a través de
cartas y de algunos de sus amigos que lo iban a visitar. El deseaba radicarse
nuevamente en su casa de Buenos Aires.
El 25 de mayo (fiesta patria argentina) escribe su ultima carta desde el Buque
L´Herminie, reclamando su legalidad y despidiéndose de la Argentina.
Es a partir del 27 de mayo de 1834 que Rivadavia desembarcó
en la República Oriental del Uruguay en las costas de
Colonia del Sacramento, instalándose en establecimiento de la
Comandancia que había adquirido en 1829.
Lo acompañaban su señora y sus hijos. También
desembarcaron todos sus bienes materiales entre los que
destacamos dos colonias de abejas meliferas en cajones
rústicos de las cuales una sola tenía abejas vivas.

Aquí y en esta fecha es que comienza la apicultura con la Apis Melifera.
También trajo una colección de plantas, semillas y cabras.
De esta manera comienza su ostracismo

La escuela Nº 2 de la ciudad de Colonia, que por Ley se llama José
Pedro Varela esta ubicada en la Calle Rivadavia y en ese terreno era
donde estaba situada la casa donde vivió Rivadavia.

La Araucaria que adorna la escuela se dice que fue plantada por él .
En la esquina del predio se encuentra La Biblioteca PEDAGOGICA
DEPARTAMENTAL fundada por el Maestro EVARISTO YAQUELO.

En la pared externa de dicha biblioteca se encuentra la siguiente placa:

HOMENAJE DE LOS DOCENTES
DEL DISTRITO ESCOLAR XII DE BUENOS AIRES
AL ILUSTRE PROCER ARGENTINO
DON BERNARDINO RIVADAVIA
QUE RESIDIO EN ESTA HOSPITALARIA TIERRA URUGUAYA
1º DE DICIEMBRE DE 1935

El 1º de agosto de 1834 solicita algunas parcelas de tierra colindantes a su
finca, las cuales son obsequiadas por el primer Presidente de los uruguayos en esos
momentos Fructuoso Rivera y luego no reconocidas por Manuel Oribe, tercer
presidente de nuestro país.
De esta manera se había extendido la quinta de nuestro pionero en la apicultura
y en donde se desarrollaban múltiples actividades relacionadas a las tareas de campo
entre ellas el cultivo de las abejas.
El 5 de setiembre de1836 M. Oribe lo destierra a la isla de Santa Catalina . El
24 de octubre de 1838 asume su segunda presidencia Fructuoso Rivera y el 28 del
mismo mes decreta su liberación. Se va para Colonia donde había sido despojado de
sus pertenencias. El 26 de febrero de 1839 se instala en Rió de Janeiro y luego se va a
España - Cádiz donde fallece el 2 de setiembre de 1845.

Por indicaciones de Juan Manuel de Rosas (líder político en esos momentos en la Argentina
el Ministro Manuel García Decreta.: …....................por circunstancias imperiosas que afectan
la paz pública se ha visto en la necesidad de impedirle su permanencia ….......... y le enviará una
resolución legal y definitiva.
Esta es la última vez que Rivadavia pisa suelo argentino. (legalmente)
5.- Documentos: Carpeta 14.T.4 Col. Felipe Ferreiro. (Archivo Regional Colonia.)
6.- Galván Moreno. Rivadavia el estadista genial. Editorial Claridad B. Aires 1940
Esta es una copia de un artículo en el Diario El Universal del 26 de enero de
1836 que se puede obtener en la Biblioteca Nacional. Fue copiada de un microfilm a
un C.D.

Según los historiadores consultados, el texto que no tiene firma puede haber
sido redactado por el propio Rivadavia o alguno de sus allegados que integraban la
masonería, con una introducción del mismo diario.


Esta es una copia fiel transcripta del diario El Universal de Montevideo; un
diario comercial, político y literario.
EL UNIVERSAL
Montevideo, martes 26 de enero de 1896.
La carta con que se nos ha favorecido, y que insertamos bajo la cifra Vººº, expresa con tanta
propiedad y fuerza todo el valor de la preciosa adquisición que ha hecho el país por la inteligencia
y conatos del ilustre huésped a quien ella se refiere, que no necesitamos encarecerla. La cria de
Abejas aclimatadas en nuestro suelo, importa un raudal de futura riqueza, que con el tiempo fluira
abundante materia al comercio, y hara brotar nuevos ramos à nuestra naciente industria. Haciendo
pues como le hacemos lugar à la carta en nuestras paginas para que aparezca inte producir
todo el efecto y acaso mas que el que podrían asegurarle nuestras recomendaciones. Nos limitamos
a llamar la atención del público sobre ella, sin necesidad de excitar su gratitud àcia el autor del
beneficio; porque ningun Oriental puede dejar de ser grato à los que con tanto desinterés como
aquel dedican sus desvelos y sus luces à la prosperidad de este país y propenden a acelerar la
rapida marcha que lleva ácia sus destinos.
CORRESPONDENCIA.
Sr. Editor del Universal
Muy señor mio:
Como V ha manifestado siempre interés por las mejoras de todo jénero, que aparecen en nuestro
país, pienso que tendra V una particular satisfacción en poder comunicar à sus lectores los
progresos que esta haciendo la cria de Abejas, bajo la dirección del
Sr. D. Bernardino Rivadavia. Dirijo á V pues, esta carta, con el objeto de subministrarle
los datos que he podido recoger sobre tan importante materia.
Aquel Arjentino respetable, rechazado en una patria que le debe los dias de su mayor lustre, y las
pájinas mas bellas de su historia, introdujo, por primera vez, en nuestro país, aquel insecto
precioso, cuya utilidad nunca puede encarecerce bastante.
En su último viaje de Europa, por el mes de Abril de 1834, trajo de Francia el
Sr. Rivadavia dos colmenas, que contendrian , entre ambas, como treinta mil abejas.
Lo largo de la travesia, y los inconvenientes con los que se halló a su llegada, fueron causa de que
se perdiese una de las colmenas; debiendo á sus esfuerzos y a su celosa inteligencia, la
conservación de la otra, que llevó a la Colonia del Sacramento, donde se estableció.

Aun temia tambien que esta se malograse, cuando, en Octubre del mismo año 34, tuvo la
satisfacción de ver nacer el primer enjambre nuevo, que aseguro el logro de sus deseos, y la
introducción de las abejas en esta parte de la América. Sucesivamente ha
logrado el Sr. Rivadavia nuevos enjambres; a terminos que, á pesar de haber perdido dos, tiene el
dia de hoy seis colmenas pobladas de numerosos fabricantes de esquisita miel, y de exelente cera.
En el mes de Diciembre pasado, hizo ya su primera cosecha; y ha tenido el placer de recoger, de
dos de las colmenas, como cien libras de miel de la que ha enviado muestras á esta Capital; y
algunas libras de cera que ha remitido a Buenos Ayres, con el objeto de ser allí labrada , para
presentarla, hecha bujías, al templo de la Colonia.
Estos son los primeros frutos de una empresa tan recomendable. Me parece que todos los amigos
de nuestro país debemos complacernos al ver arder por primera vez, en nuestros altares, la cera
producida en nuestra patria; y al probar la miel elaborada de los jugos de nuestras flores. Pero
tambien que todos debemos agradecer al Sr. D. Bernardino Rivadavia una adquisición tan
importante, que asegura, dentro de pocos años, á la Republica nuevos y abundantes ramos de
industria como que podremos cosechar, en nuestros campos, materias que tan caras pagamos hoy
al extranjero.
Yo agradeceré al Sr. Editor que V se sirva dedicar unos renglones a este objeto, recomendando a
la gratitud de los Orientales el nombre de aquel ilustre Americano
Que después de haber ocupado, con tanta dignidad, el puesto mas elevado en su país,
vive hoy en el nuestro, estudiando la naturaleza, labrando la tierra por sus manos, y aclimatando
en este suelo multitud de producciones, principalmente vejetales, de las diversas regiones del
globo.
Puede V. si gusta, publicar esta carta y disponer de S.S.S. Q. B.S.M.
Montevideo 25 de Enero de 1836.
Vººº
Según los historiadores consultados sobre, el texto que transcribo y que no tiene firma, se
debe; a que puede haber sido redactado por el propio Rivadavia o por alguno de sus allegados
políticos unitarios y/o masón

CIUDAD DE COLONIA DEL AÑO 1800. FUERA DE LA MURALLA Y DEL
LADO SUPERIOR SE ENCONTRABA LA HACIENDA DEL Sr. BERNARDINO

Estos son otros documentos
Carpeta 14.T4.Col. Felipe Ferreiro Archivo Regional Colonia



Colonia del Sacramento en el 2010. Escuela Nº 2

Estos son algunos de los documentos consultados y las referencias que dan el origen a
este trabajo.
Según Rivero Sirgalea Sebastian.. La Guerra Grande en Colonia.
1885 “En octubre se habilita el arreglo de “La Comandancia”, dado que no hay lugar
adecuado en la escuela N º 1 tiene 50 a 60 alumnos”. (La Comandancia se transforma en la
escuela nº2).
Según ESTAMPAS colonienses. Enero 2003 Año VIII L. 39 pag. 8.
“ ….Este histórico centro docente data de 1884 y está apostado en terrenos donde se sabe vivió el
político argentino Bernardino Rivadavia durante su exilio en Colonia del Sacramento”
Según Galván Moreno en su libro.- Rivadavia, el Estadista Genial.
“Hoy es el 24 aniversario del heroico principio que Buenos Aires dió a su gloriosa e inmensa
empresa”


“Esto lo escribía el 25 de mayo (fiesta patria argentina) junto con otras cosas mas. Al día siguiente
comenzaba su exilio.
El 12 de octubre del mismo año a 5 meses de la expulsión del proscripto, recién le llega el
pasaporte legalizando el atropello” pag. 522.
Según Ricardo Piccirilli.- Rivadavia y su Tiempo. 1943
“A ese respecto cabe hacer notar, que si bien había llegado a Colonia sin mayores recursos,
no eran éstos tan mezquinos que le hicieran morar en la indigencia”.
“La quinta adquirida a Nin le pareció pequeña y el 1º de agosto de 1834 solicitó a mérito de
una circular de colonización expedida por el gobierno el 30 de abril de 1833, la adquisición de
algunas parcelas de tierra colindantes a su finca.” Pág. 513.
“Elevada la solicitud por don Bernardino, a la Junta Económica del depto. de Colonia, ésta
la hacía conocer al Ministro de Gobierno el 2 de agosto de 1834.; porque: “será muy ventajoso
-decía- que la superioridad haga esta concesión por las muchas ventajas que reportará a este pueblo
un individuo como el suplicante”. El Sr. Obes, Ministro a la sazón, ni lerdo ni corto, el 9 del mismo
mes disponía: “vista la solicitud elevada a la Junta E. Del Dpto. De la Colonia por el Sr. Don
Bernardino Rivadavia para obtener en propiedad algunas porciones de tierra de los extramuros de
aquella ciudad, que debe dedicar al cultivo de varias colecciones de plantas y semillas que ha
conducido de Europa y especialmente de uno de los ramos más importantes de la Agricultura, y
teniendo en consideración el noble objeto que la motiva, y sus notables servicios a la causa nacional
no menos que las mejoras positivas que deben refluir en beneficio local y de una industria a la cual
contrae sus preferentes cuidados, accede gustosamente a su pretensión y autoriza desde luego a la
expresada Junta que le otorgue la propiedad y posesión de los terrenos solicitados con las
formalidades que corresponden. Pág. 514.
Después de algunas gestiones propias del trámite oficial, una comisión integrada por don
Miguel Merino y don José León Guerreros, dispuesta para fijar los límites de la tierra cedida:
“....pasó el día 24 de septiembre a la quinta de propiedad de don Bernardino Rivadavia y habiéndolo
él acompañado, se midieron 600 varas desde el extremo de la quinta llamada de la Comandancia
siguiendo el antiguo cerco de uno de los costados de la calle pública hasta más allá de los fondos
del campo de los antiguos galpones y de las ruinas de una antigua guardia y batería; desde ese punto
se midieron al sud, sud-este 200 varas hasta encontrar con los médanos de arena y oír el pie de éstos
al lado de tierra se midieron 480 varas hasta encontrar con la zanja de la misma quinta del Sr.
Rivadavia. “ Pag 514.
En un pedazo de suelo extranjero queda circunscripta la acción anónima de un labrador de
tierra que ayer nomás, había sido el jornalero de la idea ¿que le esperaba en la soledad del campo
uruguayo? Después de la tormenta recoger los escombros y volver a construir. Luego de haber
formado vidas ajenas, amasar con sus manos torpes por la falta de hábito el destino propicio; y con
la conciencia de que los sueños son malos, reincidir en ellos para volver a caer. El comensal de
Bentham el amigo de Tracy, el lector de Byron, el traductor de Azara, el comentarista de Dándolo,
tuvo en lo sucesivo mente y manos ocupadas en menesteres del agro. Sementeras y vacas almácigas
y abejas le insumieron largos días de su existencia. Hasta que Oribe fuera a sorprenderlo en su
retiro, obligándolo a refugiarse en Santa Catalina, pondría evidencia sus aficiones.. Pág. 517.

Según Piccirilli en la página 521 relata: en la carta ya aludida del 29 de abril de 1836, Juan
Cruz le decía al granjero de Colonia: “siento mucho que el resultado de los trabajos rurales a que
Ud. está contraído, no haya correspondido a sus esperanzas y que hasta en eso lo persiga a Ud. la
desgracia. Con cuanto placer tomaré la miel que han producido las colmenas de Ud. De las dos
botellas que tuvo la bondad de separar para mí, una ha sido consumida por mi familia en
Montevideo y la otra me vendrá en el buque que espero y debe conducirme a aquel puerto”. Bien lo
expresó a su hora Juan María Gutiérrez:” Es un espectáculo que no se puede contemplar con
indiferencia el que ofrecen estos dos desterrados; el uno cultiva la tierra y aclimata la abeja europea
en el Plata, el otro cultiva la musa y traduce La Eneida”. La epopeya empavesaba el alma del poeta,
como las Geórgicas nutrían las acciones del prócer
A los cincuenta y seis años de edad, Don Bernardino hacía algo más que sembrar la besana y
producir miel. Pág. 525.
El colono, el ganadero, el apicultor del suelo uruguayo, después de su destierro en Santa
Catalina compartido con Agüero y Juan Cruz Varela, el 29 de mayo de 1839 se fue a Río de Janeiro
a las tierras del emperador don Pedro II. Pág. 531.
Eduardo Acevedo, Historia del Uruguay, Tomo II, página 305 y s. relata:
….”y al finalizar el año 1835 ya tenía un plantel de seis colmenas y había cosechado mil libras de
miel y varias libras de cera, según las minuciosas informaciones que se encargó de divulgar la
prensa de la época”.
En la revista argentina Todo es Historia, año XVII enero 1985, Nº 213, hablando de
Rivadavia rumbo a Colonia, Guillermo Udaondo comenta:
“En una hacienda de campo donde se consagró a trabajos rurales fomentando las colmenas de
abejas, criando cabras del Tibet y cultivando plantas exóticas....”
En la Revista de la Liga Uruguaya de Apicultores de mayo de 1935, en el número 1,
encontramos el primer artículo con la fecha exacta sobre la llegada de Bernardino Rivadavia
“El Centenario de la Apicultura en el Uruguay” leído en la Asamblea de la L.U.A de 1934.

Agradezco, que para la narración de este trabajo se obtuviera la colaboración
de las personas que pude consultar y de los trabajos que han servido de referencias.
REVISTA DE LA LIGA URUGUAYA DE APICULTURA.
N º 1 MAYO 1935.
PICCIRILLI RICARDO. Rivadavia y su tiempo. M 1943
RIVERO SCIRGALEA SEBASTIAN. La Guerra grande en Colonia. 2007
FRUGONI JORGE “Depto. Colonia Cuna de la apicultura Uruguaya y del todo cono sur”
El UNIVERSAL. Diario del 26 de enero de 1836.
Carpeta 14.T.4: FELIPE FERRIRO Archivo regional de Colonia.
Sr. LUIS ESPINOSA.
ANTONIO BIERZCHDEK.
HISTORIA DE LA APICULTURA ARGENTINA
RIVERO SIRGALA.- LA GUERRA GRANDE EN COLONIA. 2007
GALVAN MORENO. RIVADAVIA EL ESTADISTA GENIAL.
ARTIGAS MARIÑO Y Sra.. ESTAMPAS COLONIENSES.
FRUGONI JORGE. Historiador de Nueva Palmira.
OMAR MOREIRA. Historiador de Colonia Suiza.
FERNANDO BIOLE. Historiador Argentino de la Apicultura
A la Sra. CRISTINA CASTILLO de la I. M. de Colonia.

A la Sra. GRACIELA YAQUELO de la Biblioteca Pedagógica Departamental de Colonia.
Esta es una confirmación y ratificación de que fue Bernardino Rivadavia, ex-Presidente
argentino, el que trajo la apis melífera a la República Oriental del Uruguay en la fecha ya
mencionada.
Este trabajo se conforma gracias al aporte de las personas mencionadas y a los artículos
referidos y está dispuesto de ser mejorado de encontrarse material complementario que lo
enriquezca.
Sixto Perea y Alonso, Filólogo y Educador, desde Nueva Palmira en 1898. implanta la
primer colmena de cuadros móviles en Colonia, confirmando ese hecho que este departamento fue
pionero en el desarrollo de la actividad apícola en el Uruguay.
Agradezco al Instituto Nacional de Colonización
en donde pude construir este trabajo.
Al Ing. Agr. Guillermo Douglas por su apoyo en la
diagramación.
Y muy especialmente a Sylvia Blanca Boutureira, por su
compañerismo, paciencia e interpretación para
transcribir esta aventura apícola

Escudo de Colonia del Sacramento.


EL ESCUDO QUE HOY REPRESENTA EL DEPARTAMENTO DE COLONIA.
EL MISMO ES OBRA DE WILFREDO PEREZ MARTINEZ Y MIGUEL GONZÁLEZ
CÁMPORA QUE GANARAN EL CONCURSO NACIONAL EFECTUADO EN DICIEMBRE DE
1977.
FUE APROBADO POR LAS AUTORIDADES DEPARTAMENTALES EL 10 DE ENERO DE
1978 Y HECHO PÚBLICO EL 14 DE JULIO DEL AÑO ACTUAL.
SU FORMA: CUADRILONGA CON LA PARTE INFERIOR REDONDEADA, DE USO EN LA
HERÁLDICA ESPAÑOLA.
SÍMBOLOS Y ESMALTES.
1º) CRUZ DEL SUR, CONSTELACIÓN QUE SIMBOLIZA LA POSICIÓN GEOGRÁFICA
PRIVILEGIADA DEL DEPARTAMENTO DE COLONIA EN LA CUENCA DEL PLATA,
ESCENARIO EN QUE SE PRODUJERON ACONTECIMIENTOS FUNDAMENTALES EN EL
PROCESO SOCIO-CULTURAL Y EN LA FORMACIÓN DE NUESTRA NACIONALIDAD Y
EN EL QUE ARRAIGARON LOS COLONOS, HOMBRES DE PAZ Y DE TRABAJO DE
TODAS LAS NACIONES.
VA EN CAMPO DE AZUR, COLOR DEL CIELO Y HERÁLDICA NACIONAL,
REPRESENTACIÓN DE LA TEMPLANZA COMO VIRTUD, ASÍ COMO LA
PERSEVERANCIA Y LEALTAD.
LAS ESTRELLAS, EN SU METAL, LA PLATA, SON LA IMAGEN DE LA FELICIDAD Y
EXPRESAN GRANDEZA, PAZ Y PRUDENCIA, VIRTUDES COMUNES AL TERRITORIO Y
AL HOMBRE DE COLONIA.
2º) EL HAZ DE ESPIGAS DE TRIGO, CUATRO, POR LOS PUNTOS CARDINALES DE
DONDE VINIERON LAS GENTES QUE FORJARON LA PERSONALIDAD TAN
PARTICULAR DEL DEPARTAMENTO SIMBOLIZA EL LUGAR DONDE FLORECIÓ POR
PRIMERA VEZ LA CIVILIZACIÓN EN NUESTRO PAÍS Y EN LA REGIÓN DEL PLATA, AL
FUNDARSE LA POBLACIÓN DE SAN JUAN EN EL AÑO 1542 Y QUE AL EVOLUCIONAR
ORIGINÓ EL NOMBRE DE “JARDÍN DE AMÉRICA” CON QUE SE CONOCIÓ A COLONIA
DESDE EL SIGLO XVIII. ESTÁN REPRESENTADAS EN SU METAL. ORO SÍMBOLO DE
RIQUEZA, PROSPERIDAD, NOBLEZA Y CARIDAD, EN CAMPO DE GULES, EXPRESIÓN
DE FORTALEZA, FIDELIDAD Y LIBERTAD E INDEPENDENCIA.
3º) UNA ABEJA, EMBLEMA DEL ORDEN, LA SABIDURÍA Y LA LABORIOSIDAD DE SUS
HABITANTES Y LA ESPERANZA EN EL PORVENIR

REPUBLICA ORIENTAL DEL URUGUAY
LLEGADA DE LA APIS MELIFERA
1834 BERNARDINO RIVADAVIA.
DEPARTAMENTO DE COLONIA
Punto rojo ciudad de colonia

Punto rojo ciudad de colonia


 Pto. Agr. Juan José Cordara.

URUGUAYHISTORIAAPICOLA@hotmail.com


Agradecemos al Pto. Agr. Juan José Cordara  por permitir compartir su trabajo con nuestros visitantes


Regresar a Enlaces Uruguayos