Irineo Leguizamo

bannernestor1.gif (4284 bytes)


 Luis Alberto de Herrera

 


Luis Alberto de Herrera nace en Montevideo el 22 de Julio de 1873 y muere el 8 de abril de 1959. Su nombre es símbolo del Partido Nacional, sus ideas  marcaron el destino de “los blancos” (como se conoce a los seguidores de este partido)  su impulso formó una corriente política denominada Herrerismo.
Herrena no fue racionalista, quienes lo conocieron lo dentifican como un intuitivo, un líder de gran inteligencia que no se ataba a esquemas rígidos.
Fue abogado por mandato del destino, no por vocación,  su vida fue fuego, lucha, ingenio.
Una anécdota lo pinta de pies a cabeza:  siendo estudiante estaba frente a una mesa de exámenes y es interrogado por un profesor:  “cuántos veteranos de las guerras napoleónicas viven aún?” Ninguno contesta Herrera. - está equivocado dice el profesor; queda uno todavía. Y Herrera replica: “el señor quizas no ha leído “El Siglo” de esta mañana donde se publica que acaba de fallecer el ultimo sobreviviente de las guerras napoleónicas”. El examinador quedó convencido de su propia ignorancia, tanto como del conocimiento de su examinado. La ingeniosa mentira de Herrera lo libró de ser reprobado.
Esa agilidad mental le valió el salir airoso de numerosas batallas parlamentarias y fue edificando su reputación  de imbatible en la dialéctica
Consejero de Gobierno, parlamentarista, periodista fundador del diario “El Debate”, su accionar político fue incesante. Defensor incansable de la soberanía national, historiador, dueño de una memoria deslumbrante, líder carismático, todo eso fue Herrera. Pero además fue conductor del sector campesino y ganadero, defendió sus conquistas oponiéndose al industrialismo Colorado, el otro gran partido político uruguayo. A los ochenta años ingresa por última vez al consejo de Gobierno, sus últimos años lo encuentran al frente de su partido, en la lucha política. Símbolo de su tiempo, junto a Batlle y Ordoñez, (su gran adversario) constituyó uno de los polos definitorios de la personalidad national.


Regresar a Enlaces Uruguayos